El primer consejo importante: no hacerte malasangre, porque en Oceanía todo funciona y los turistas disfrutan plenamente!

Claro está que antes de embarcar será necesario que te dirijas a la Embajada para solicitar tu visa; debes también controlar tu pasaporte, si está al día y todo en orden.

Si dominas un poco el inglés, podrás manejarte sin problemas, ya que es un territorio muy visitado por turistas de todas partes del mundo y los habitantes de toda Oceanía están acostumbrados a recibirlos y comunicarse.

Importante es que tengas en cuenta que hay comidas que están prohibidas de llevar allá, entre ellas: queso, jamón, carne, pescados y derivados, frutas, semillas, miel. Si llevas algún alimento, es mejor que lo declares, ya que si está prohibido, lo único que sucederá es que te lo quitarán y lo tirarán a la basura de cuarentena. Pero si no lo declaras y te lo encuentran, además de tirarlo te cobrarán una multa alta.

En cuanto a cigarrillos y bebidas alcohólicas, están permitidos 200 cigarrillos y 1 litro de bebida.

También debes tener en cuenta que, si viajarás a otras ciudades desde Sidney, deberás trasladarte del aeropuerto internacional al doméstico, que no es muy lejos y para el cual hay ómnibus que hacen el trayecto cada 15 minutos.