¿Qué es el Jet-lag?

El Jet-lag es un malestar causado por viajes muy largos, como los intercontinentales, que sufren un cambio en el huso horario.

Son diversas las consecuencias del síndrome llamado “Jet-lag”:

- dificultad para iniciar el sueño
- somnolencia excesiva
- fatiga
- falta de atención
- irritabilidad
- cambios en los hábitos intestinales

Cuanto mayor la diferencia entre el punto de partida y el destino del viaje, más pronunciados serán los síntomas.

Por cada hora de diferencia se necesitará, normalmente, un día para la adaptación completa.

¿Cómo prevenir el Jet-lag?

Es imposible prevenir, pero sí alivianar el problema, siguiendo los siguientes ‘trucos’:

- Comenzar la adaptación del cambio de horario antes de viajar. Calculando los horarios en los cuales debería estar desayunando o cenando, por ejemplo, en el país de destino, comience a seguir esa rutina, haciendo esos cambios gradualmente.
- Intentar organizar el viaje para que la llegada sea durante el día para, de esa manera, poder estar expuesto al sol y hacer la adaptación al ‘fotoperíodo’ (=momento en el cual el cuerpo queda expuesto a la luz natural) tan pronto como sea posible.